sábado, 10 de enero de 2015

ESPIRITU DEPORTIVO

Posted by Triatleta de Tiempo Incompleto On 20:15 | No comments
MENTE, CUERPO Y ESPÍRITU

Existe el mito, que en una competencia se van poniendo a prueba nuestras capacidades;  remonta tu mente a la fecha de aquel Triatlón, carrera, nadada o pedaleada que te exigió más de lo que pudiste haber logrado en relación a tu entrenamiento previo, lo recuerdas? el porcentaje de confianza va aumentando conforme se va llegando esa voz o disparo, que da inicio a ese reto por el cual has entrenado, es fantástico, no crees?

Conforme vas acumulando kilómetros y kilómetros, tu capacidad física, respiratoria, cardiovascular, etc., va teniendo menor desempeño, se dice que después tu mente se encarga de pasar la mitad de la prueba y tu espíritu es quien la termina, que grandes somos¡¡ cuántos fenómenos pasan en el transcurso de la realización de nuestros sueños.

Oh, oh realidad estamos por comenzar una temporada y algunos estamos en descanso activo y otro más por empezar desde "0", pero como está en estos momentos nuestro cronograma de motivación?

Varios compañeros, muchos conocidos se acercan para apoyarse y darse otra oportunidad de lograr lo que en este año que acaba no terminaron, las fechas sin competir, los entrenamientos sin asistir, los kilos sin bajar, se vuelven de aquí en adelante un compromiso y una meta que hará que  mucho de ellos empiecen con gran entusiasmo; claro nuestro espíritu, a diferencia de esa batalla colosal pasada, pasa a formar el primer lugar de nuestro nuevo ciclo, si te pasa que no puedes esperar al otro día para levantarte ponerte PRO y empezar el entrenamiento es que tu espíritu está listo¡¡¡

Como entrenador, hago mucho énfasis al inicio de los programa de entrenamiento, el trabajo diario lo divido en tres fases de inicio, donde le doy mayor porcentaje, al trabajo del mantenimiento del espíritu deportivo, es decir son los primeros días, las primeras sesiones y la mayoría de los atletas de recreación o amateur, han renunciado; motivos? son varios:

·         La carga de trabajo, fue igual para todos y por eso a los que fueron constantes el  impacto del dolor post entrenamiento es menor, recuerda esas veces que eres todo un robot en cámara lenta cuando vas al baño.
·         Carecieron de un programa individualizado de entrenamiento, por lo que las metas y objetivos diarios y semanales no existieron, y su espíritu se volvió un fantasma sin dirección.
·         No colaboraron, en coordinación con su coach, en la calendarización de un macrociclo para visionar los alcances, ya sea en km, en competencias, en medallas, en “playeras”, existen varios motivantes que hacen que tu espíritu competitivo se vuelva eterno
·         Al inicio de la temporada, no crearon un perfil completo, VO Max, ppm, test, medidas, peso, IMC, talla, fuerza, elasticidad, resistencia, etc., un principio básico reza,  lo que no se mide no se puede mejorar.

En fin, la recomendación en la cual quiero puntualizar este post, es que si tu ESPIRITU, es aquel que te va a llevar hasta el último milímetro de tu competencia principal; en tus primeras sesiones de entrenamiento, busca como fortalecerlo, no cargues tanto a tu parte física, pues ésta le quitara el protagonismo al otro día; debes que tener una buena base y varios anclajes que te transporten al nacimiento de tu ESPIRITU DEPORTIVO, para darte más fuerza y logres terminar con orgullo otra pruebas más.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Páginas